El e-commerce en Chile.

Debido al creciente impacto de las nuevas tecnologías de la información en la vida cotidiana es necesario pensar en las innumerables posibilidades que se abren en el mundo de los negocios con este boom cibernético que caracteriza a nuestra época.

El mundo digital con el que estamos tan familiarizados se ensancha cada vez más con el paso del tiempo y se presenta como una opción difícil de rechazar, tanto para aquellos emprendedores que deseen iniciar una empresa como para negocios consolidados en el mercado.

Esto se debe a que el internet y los medios digitales pueden ser utilizados como una herramienta que facilite la interacción con sus posibles consumidores, gracias al vínculo existente entre el gran número de usuarios de este tipo de plataformas y la alta frecuencia con la que estos establecen contacto con las mismas.

Sin diferenciar entre los tipos de bienes o servicios a comercializar, las plataformas digitales influyen cada vez más en las formas en que funcionan las empresas a nivel global. Y hay que tener en cuenta que en el mundo de los negocios no se puede dejar pasar ninguna oportunidad de optimizar los canales de comercialización y promoción de una marca o producto.

Ahondando un poco en las estadísticas, se puede ver que en Chile el e-commerce está cada vez más consolidado, con ventas que alcanzaron los US$ 2800 millones en el 2016 y con expectativas de alcanzar los US$ 3700 millones en 2017, haciendo de Chile el país latinoamericano con mayor proyección en esta área.

Este éxito local se debe principalmente a un alto índice de personas con acceso a internet – un 80% de la población, aproximadamente- y al impacto del m-commerce, cuyo crecimiento para el 2016 fue de 56%, aportando un 15% de ventas del año.  También debe resaltarse la iniciativa de muchas empresas que se suman a eventos como el Black Friday, Cyber weekend, Cyber Monday y demás tipos de iniciativas que ofrecen a compradores online algunos descuentos y beneficios al usar estos canales.

El panorama de los negocios digitales en Chile es prometedor y como un mercado en expansión y todavía en desarrollo, las posibilidades de éxito son bastante alentadoras.

Si se piensa en la participación de Pymes en el B2C – con alrededor de 35% de microempresas utilizando el e-commerce -, esto permite pensar en las posibilidades existentes en términos de competencia y los buenos resultados que se pueden obtener en las empresas que han decidan implementar el comercio electrónico en un área emergente.

Así pues, es importante para las empresas aprovechar los beneficios que se derivan del e-commerce, ya sea creando un negocio digital, una e-shop o implementando estas opciones a diversos tipos de negocios establecidos en el mercado.

Entre algunos de los beneficios que ofrece el comercio online se pueden contar:

  • La posibilidad de presentar un producto con características específicas a su posible consumidor desde la comodidad e inmediatez que ofrece el teléfono móvil o el computador.
  • Facilitar los procesos de inventarios, cobranza y facturación por medio de programas y aplicaciones web.
  • Abrir la posibilidad de trabajar como empresa sin necesidad de tener una tienda física con una cantidad de empleados que podrían representan un gasto adicional en el presupuesto de un pequeño emprendimiento o startup.
  • La facilidad de acceder a los datos y registros de ventas de la empresa de forma inmediata desde el móvil o computador personal en tiempo real.
  • Permitir que tus productos puedan estar disponibles siempre, ya que los usuarios de medios digitales pueden realizar compras en distintos horarios de manera rápida e inmediata.

Empresas como Amazon, Alibaba, Mercadolibre, Über o Paypal dan ejemplos de lo que podría alcanzarse con este formato de trabajo, así como otras compañías por cuyas plataformas digitales se pueden realizar compras online sin necesidad de movilizarse hasta la ubicación física de las mismas.

Con el e-commerce y el m-commerce se pueden  aumentar los dividendos de una empresa y expandir el alcance de las mismas a nuevos clientes por medio de los canales digitales.

Así pues, en lugar de pensar en crear una cadena de tiendas, abrir una sucursal más de la empresa en determinada zona o invertir en la remodelación de instalaciones, el formato e-commerce permite llegar a más lugares al mismo tiempo, ahorrar gastos de mantenimiento y permite disponer de un mayor presupuesto para invertir en optimizar los canales de distribución de productos y servicios.

Pero sobretodo, al invertir en canales digitales, se pueden implementar estrategias que permitirán posicionar a la marca, producto o servicio en la web, es decir, a nivel mundial.

Share

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *