Trabajo remoto: la influencia de la tecnología en la forma de concebir el trabajo en la actualidad.

Photo credit: www.pexels.com

 

Hace 10 años, las posibilidades de hacer una carrera profesional desde casa o sin tener que trabajar en una oficina eran casi inexistentes. El surgimiento de las nuevas tecnologías, la creación y proliferación de nuevos dispositivos y la flexibilidad que traen consigo algunos trabajos en áreas como el diseño, la programación o el marketing han consolidado una nueva fuerza laboral en expansión a la cual se puede acceder -ya sea como trabajador o como empleador-  por medio de plataformas digitales.

La comunidad de freelancers, trabajadores remotos y emprendedores sigue creciendo cada día más, lo que ha producido un desplazamiento de las antiguas preconcepciones del trabajo, dejando a un lado las formas tradicionales y afianzándose dentro de lo que hoy se conoce como una gig economy.

Actualmente es posible encontrar trabajadores remotos expertos en relaciones públicas, recursos humanos, asistentes virtuales, desarrolladores web, contadores, profesores, maquilladores, mensajeros y hasta repartidores freelancers. No sería extraño para nadie conocer a una persona que conduce en Uber durante la mañana, diseña páginas web en la tarde, rellena hojas contables y crea una campaña promoción para su emprendimiento de alimentos orgánicos durante el fin de semana.

Estos ecosistemas de trabajo relativamente nuevos siguen en constante expansión, generando un impacto importante en la economía y en las dinámicas de contrataciones. En los Estados Unidos, para el año 2016  se estimaba que un 34% de la fuerza laboral estaba concentrada en trabajos freelancers y se prevé que para el 2020 el número de trabajadores en esta modalidad podrían constituir un 43%   del total de los trabajadores del país.

El éxito de la gig economy puede tener una relación directa con las nuevas formas de comunicación, específicamente en la creación de nuevos espacios y comunidades en donde la tecnología hace de intermediaria, conectando a usuarios, consumidores y proveedores de servicios en un espacio con un mínimo de burocracia, bastante transparente y signado por normas específicas que permiten la creación de una comunidad estable, confiable y segura para todos sus usuarios.

Como ejemplo de este tipo de entornos se pueden encontrar a compañías como Google, Uber, Amazon, Udemy, Facebook, también se pueden señalar compañías como Airbnb, el boom de las criptomonedas y muchos más espacios comunitarios en donde los usuarios se validan en los distintos roles que asumen dentro de determinada comunidad y al mismo tiempo consolidan a la plataforma que les ofrece el espacio de interacción.

De la misma manera funcionan las comunidades freelancers y los trabajadores remotos, quienes comparten estas características inherentes de las redes sociales y comunidades virtuales que han proliferado en las últimas décadas.

Dependiendo del rol que se desee asumir en este tipo de comunidades, ya sea para contratar a un freelancer o para ofrecer algún tipo de servicio, los beneficios que pueden encontrarse son importantes.

Como empleador, al optar por freelancers, trabajadores o equipos remotos, los costos operativos se reducen de manera significativa, ya que no es necesario invertir en entrenamiento, oficina, seguros u otro tipo de  beneficios que deben ofrecerse en trabajos convencionales hoy en día existen herramientas que le permiten a todo trabajador remoto o freelance el presentarse de manera más formal ante sus clientes,

Al mismo tiempo, es posible acceder a personas altamente calificadas sin la necesidad de que se encuentren en la misma ciudad o país, abriendo un mundo de posibilidades e interconexiones a nivel global.

Ahora, al escoger trabajar de manera remota, el trabajador podrá reducir gastos y esfuerzos relacionados con transporte, horarios de trabajo, estrés laboral, entre otros.

Los problemas de rendimiento también pueden reducirse de manera importante con esta modalidad, ya que como trabajador remoto se pueden organizar horarios y planificar las tareas, y de esta manera también es posible acceder a un mayor número de proyectos y ofertas de trabajo a corto y mediano plazo que pueden resultar mucho más rentables que un trabajo convencional. Además que cada día existen nuevas aplicaciones y servicios que nos ayudan a manejar varios proyectos al mismo  tiempo tales como slack. Estamos en un momento ídoneo donde es posible trabajar fuera de una oficina sin dejar de dar una imágen profesional.

Así pues, es momento de pensar en el potencial que traen consigo las nuevas prácticas laborales, la existencia de una comunidad global de trabajadores remotos que se encuentra a solo un click de distancia y su impacto en los mercados laborales actuales, ya que -sea como empresa o como profesional- podríamos estar dejando pasar muy buenas oportunidades de crecimiento profesional o comercial.

Share

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *